jueves, 13 de septiembre de 2012

HIJOS DE UN PASTOR? I PARTE

Quiero contar un relato y cambiar los nombres para ello, lo haré en varias partes y tratando de ser lo mas sincera posible, solo escribir me ayuda a desahogarme sobretodo en un caso tan especial, por llamarla de una manera decente Hace años, mas de 25, en medio de la nada Dios entregó una iglesia en manos de una mujer, sola y con dos hijos, el varón que siempre había deseado llamemoslo Kaleb, alegre, inteligente, soñador, bastante inocente en verdad. La niña, uhhhmmm Tais, ese nombre la representa porque en realidad todos decían que era la mas tierna y hermosa. Kaleb y Tais crecieron en la iglesia, bajo todos ojos de juez de los miembros los que iban llegando y los que ya tenían años, ellos eran los principales observadores de estos dos niños que antes de notarlo se volvieron jóvenes, él Kaleb de 26, y ya Tais tenía 24. Este año en especifico fue crucial, ocurrió un hecho que consternó a todos, Tais había empezado amores con un hombre 11 años mayor que ella. Parecía que el terminar 3 carreras universitarias no era suficiente para que la empezaran a ver como mujer, era la niña que no podía enamorarse y lo peor su prometido era "mundano" el apodo perfecto que le dan los evangélicos a a todos aquellos que no asisten a su congregación o esos "que Dios les muestra" que no son sus hermanos, bautizados en el nombre del Espíritu Santo, los que no habían sido discípulos de sus clases dominicales o de sus dogmas establecidas. Decidió casarse, con una enorme emoción empezó a difundirlo entre sus hermanos en Cristo, uno a uno fue dándole una respuesta mas amarga que el otro. Su mamá, fue la peor, le dio la espalda, no quería verla en su casa, le ordenó mas nunca usar su apellido, no asistió a los preparativos de su enlace matrimonial, ella organizó todo ilusionada pero sola; muy triste en el fondo de su corazón, allí donde nadie podía ver su tristeza ni escuchar su dolor. Pero ella sin la presencia de ninguno de sus hermanos espirituales, ni un familiar, ni su padre, ni su único hermano, y con el mas fuerte y humillante desprecio de su madre se casó. Ella lo vio como una victoria, muchos la aconsejaron que se fuera de su casa, perderse con su novio, darle la espalda a sus creencias y avergonzar a sus padres, pero ella decidió hacerlo bien, casarse de blanco ante la ley de los hombres y de Dios. Su madre no la bendijo, extrañamente esta mujer pensaba que lo que su hija hacia era deshonroso, no he podido comprender la psicología de ciertos padres pero los actos de esta madre están alejados de toda lógica humana existente. CONTINUARÁ

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.