viernes, 4 de septiembre de 2009

MI RELATO DE ESE DÍA NO SE COMPARA CON ESTE... OTRO CUENTO ESCRITO PARA ENAMORAR...
Una lluvia nos susurró la bendición de Dios, y nos invitó a soñar, a vivir nuestra primera vez.


Tú sonreías y la ciudad se iluminaba. Tu mirada despertaba una ilusión para toda la vida y nuestras manos se unieron para caminar juntos hacia el futuro con una promesa compartida. Apostamos el uno por el otro sin temor a perder, esa opción nunca estuvo entre las nuestras.


Mientras el mundo giraba distraído, tú y yo deteníamos el tiempo humillándolo bajo nuestros pies. Nuestras soledades se unieron y observaron juntas en silencio el juego de dos amantes que dibujaban la luna en cuatro paredes y le mostraban al amor su lecho.


Cerramos los ojos para concentrarnos y mirarnos mejor. Desnudamos nuestras almas para abrigarnos y todo tuvo sentido. Fijamos nuestros temores en las palmas de nuestras manos y los disipamos con los dedos.


Mi independencia perdió sentido. Te adueñaste de mi aliento y yo del tuyo. Entregamos nuestros cuerpos en homenaje al amor, y una vez más, prometimos no deshonrar al amor, a nuestro pasado, a la vida que apenas nacía. Y la pasión soltó las riendas con las que la sujetamos por años. Y bailamos al ritmo de una canción hasta entonces desconocida, una melodía que hicimos nuestra, cuya letra solo entiende el corazón.


Armamos juntos un rompecabezas, que nos reveló un mapa, que nos guió a una isla y la llamamos la gloria. Y allí reposamos. Juramos que la vida no sería corta, que no perderíamos jamás el tiempo, que ahora era nuestro.

Reímos mientras trazábamos puntos en nuestro pasado, siempre lo hicimos, solo que ese día era más placentero descubrir que teníamos razón: no se puede huir de quien es tu destino. Alabamos la fuerza del amor que nos mantuvo cerca en la distancia.

Te prometí que no habría paredes blancas entre nosotros. Y tú me miraste, solo me miraste en silencio mientras sonreías. Tu mirada, tu silencio, tu sonrisa, un trío perfecto que aun logra sacar lo mejor de mí…

1 comentario:

Edu dijo...

Enamoras al leerlo. Quizas falta ese tipo de letras emocionadas, en este mundo.
Un Saludo

Se ha producido un error en este gadget.