sábado, 15 de noviembre de 2008

ESCRIBIENDO DE NUEVO PARA UN ÁNGEL


Siempre he querido decirte al oído palabras que te demuestren mi amor, en noviembre específicamente se me inunda el alma de deseo, y no puedo dejar de decir lo que siento.
Me encantaría embriagarme de todos los líquidos de tu cuerpo, tocarlo sin parar por las noches al amar, en las tardes para jugar, y por las mañanas sobretodo para ver si no te has ido, sentir que de mi no te has ido, seria un culto a nuestro amor, un ritual a nuestro deseo. Mis labios se han bebido tu cuerpo, mis manos conocen ese mapa, que me guía en cada encuentro donde se unen nuestros cuerpos y se desborda la pasión que sienten ellos. He sentido tu corazón palpitar en mi pecho. Libres para amar. Dios bendice nuestro lecho. Y nos regala su consentimiento, mira con agrado nuestros encuentros.
En la cama con mi ángel, me di cuenta que en ese lugar no hay nada oscuro, lo que allí quedaba sin luz, tu lo disipaste con el reflejo de la verdad, después de ti… solo veo resplandecer lo bueno que quedaba en mi, hago una oda a tu fuego purificador, y tus palabras de aliento, a pesar de estar tan lejos…
A kilómetros sentí tu alma… te amé en la distancia, te amé a orillas del mar, te amé en el pensamiento, te amé con mi cuerpo, te amé sin pensar que de todas formas pero te irás… aquí escribiendo no quería terminar el post pues me el final es que… fue bello, fue un amor de poema, fue un dulce….SUEÑO…siempre te amaré








No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.