viernes, 8 de octubre de 2010


Tengo miedo de sentarme a escribir, mis dedos solo hablan de ti.
Me aterroriza hablar y que se puedan escuchar nuestras historias.
No puedo sacarte de mi, todo el día lo intento, quiero concentrarme y no puedo; al llegar la noche siento alivio pues entrará mi ser en lo que llaman "sueño" y descubro que es peor, con los ojos cerrados mas te veo, me recuerdo de cada momento, fueron pocos y lo lamento.
Deja de burlarte de lo que siento, me llamas, para decir que me extrañas y luego espero... espero... Quizás no es tu burla, es solo tu miedo, temes estar enamorado y huyes de ese sentimiento que te martiriza, que te hace preso, pero a la vez te hace tan feliz con solo un recuerdo.
Quiero escucharte, no quiero palabras, quiero silencio, ese que me dice los que sientes, ese que libera lo que llevas dentro; quiero besos en una banca, en una loma, debajo de la lluvia, huyendo... quiero un abrazo suave y tus suspiros en mi cuello, susurrar tu nombre en tu oído, mojar tu espalda con mis lágrimas, y mis manos con tus fluidos internos, esperar que me desnudes, lento muy lento, que me excites, que aprietes mi carne, que me hagas sudar por completo, que me mates de placer como solo tu sabes hacerlo, que me canses, que me pidas mas, que desees todo de nuevo... y al terminar te invito a compararlo, me atrevo al ponerte ese reto; no le temo, no será secreto, nadie se te entrega como yo, nadie te despierta tanta sed, nadie te estremece de esa manera... a eso le temes... a no reconocerlo... Te amo... Gitano

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.